Rutinas Varias
Shares

Lagunas de Villouso desde Burbia

Shares

La ruta que hoy escribo la hicimos a finales de mayo de 2009. El día era espléndido, el tiempo veraniego, cielo azul, 31º grados y compañía de la buena para el camino: gente de Villar de Acero y de Paradaseca me iba a enseñar aquellos parajes desconocidos hasta la fecha para mí.

Burbia

Quedamos a las 10 de la mañana en Burbia. Último pueblo del Valle del río Burbia. En principio, plenos Ancares. Los confines de la provincia de León por el lado noroccidental en los límites con Galicia.

Desde Burbia parte el camino hacia las Lagunas de Villouso, comunmente llamadas Lagos de Burbia.  Es seguir el curso del río Burbia en los primeros kilómetros para después seguir el arroyo Villouso hasta su nacimiento: las lagunas. Aunque no seré yo quién contradiga a los lugareños que consideran las lagunas de Villouso lugar de nacimiento del río Burbia. Y si así lo consideran los de allí, así es.

Los primeros prados dan paso a un senda cerrada con infinidad de árboles. Desde allí abajo ya se intuye el objetivo:

IMG_0568-copia960-RV

Valle de Villouso. Burbia

Cascada del Pozón

La cosa promete, hasta allá arriba hay que subir. Tras caminar unos pocos kilómetros hay que hacer la primera parada. Llega el Pozón. Cascada impresionante. Veremos un sendero que desciende a la izquierda en dirección al río además de un cartel que nos lo indica, después debemos volver y retomar el camino que llevábamos.

Cascada del Pozón. Valle de Villouso

Cascada del Pozón. Valle de Villouso

El Teixeidal

A partir de aquí el camino asciende a través de los bosques del valle, unas veces junto al río y otras más alejado. La vegetación que nos acompaña no puede ser mejor. Realmente me quedé impresionado: acebos, robles, arces, avellanos, abedules, capudres, y tejos. Todos de tamaño XXL. Sobre todo llaman la atención los enormes tejos. El bosque bajo formado, entre otros, por helechos, arándanos, genciana y urces cuando los árboles abren hueco a los matorrales.

El desnivel es pronunciado en muchos de los tramos del camino. No pensaba que iba a ser tanto. Pero el entorno lo compensa. Poco paisaje puede observarse en estos tramos pues todo lo tapa el frondoso bosque.

Puente sobre el arroyo Villouso

Puente sobre el arroyo Villouso

Cada vez que topamos con el río es para ver alguno de sus espectáculos como estos toboganes y saltos de agua:

Toboganes en el arroyo Villouso

Toboganes en el arroyo Villouso

Braña de Vilouso

Como decía hay tramos muy pronunciados. Decidimos tomarnos un respiro. Ya era hora llevámos casi dos horas caminando. Paramos en la Braña de Villouso, también llamada Braña del Muro. Poco queda de lo que fue. Pero todavía es un lugar excepcional para observar el entorno y los bosques por donde hemos ido subiendo. Está flanqueada por el Mostallar, el Pico de Campo Longo y el Cuerno Maldito.

Vista desde la Braña de Villouso hacia el Pico de Campo Longo (1.794 m.)

Vista desde la Braña de Villouso hacia el Pico de Campo Longo (1.794 m.)

Desde aquí se ve ya el Mostallar (1.934 m.). La flor del brezo se encarga de que esté reluciente a nuestros ojos.

El Mostallar (1.934 m.) desde la Braña de Villouso

El Mostallar (1.934 m.) desde la Braña de Villouso

Otra vista más. Por aquel valle hemos llegado hasta aquí:

Valle de Villouso desde la Braña de Villouso

Valle de Villouso desde la Braña de Villouso

Refugio del Acebalín

Continuamos la marcha hacia el refugio del Acebalín, antes de llegar vemos otro grupo de saltos de agua que dejamos su visita para la vuelta. Llegamos al Acebalín. ¡qué lugar más privilegiado! Las vistas merecen la pena. Además, está situado en un punto estratégico y muy bien montado.

Refugio “El Acebalín”. Burbia

Refugio “El Acebalín”. Burbia

Desde aquí a los lagos no queda nada. El paisaje se abre, y divisamos abiertamente la Peña Castillín y el Mostallar. Aún queda mucha nieve, a pesar de que estemos a 31 de mayo. El deshielo es un espectáculo:

El deshielo en el Valle de Burbia

El deshielo en el Valle de Burbia

Lagunas de Villouso

Al final las Lagunas de Villouso.

Una de las Lagunas de Villouso

Una de las Lagunas de Villouso

Laguna de Villouso a los pies del Mostallar (1.934 m.)

Laguna de Villouso a los pies del Mostallar (1.934 m.)

El otro de los picos que rodea a las lagunas es el pico Lagos.

Una de las Lagunas de Villouso con el Pico Lagos (1.867 m.) al fondo.

Una de las Lagunas de Villouso con el Pico Lagos (1.867 m.) al fondo.

Un lugar privilegiado. Las vistas desde allí son destacables. Se observa todo el circo glaciar, y el valle de Villouso. Además al fondo: Sierra de Gistredo con Catoute y Valdiglesia sobresaliendo.

Lagunas de Villouso. Al fondo, Gistredo

Lagunas de Villouso. Al fondo, Gistredo

Aunque la ruta puede hacerse en una mañana si madrugamos. Es muy recomendable comer allí, es un placer. Eso hicimos. Y tras dar una vuelta en la sobremesa, decidimos ponernos en camino de regreso. Podríamos subir al Mostallar, o alguno de los otros picos cercanos: Pico Lago o Cuerno Maldito.

Se vuelve por el mismo camino.

En duración podemos hablar de dos horas y media para ir y algo menos para volver.

A los lagos de Vilouso desde Burbia

A los lagos de Vilouso desde Burbia

Y también pongo nota a la ruta: 10

Un abrazo.

Leave a Comment:

Add Your Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies