Rutinas Varias
Shares

Día de Cabras

Shares

En una de mis salidas a la montaña iba decidido a fotografíar al macho de la cabra montesa. Subí hasta una zona, en principio, querenciosa para el macho, pero allí solo estaban las hembras. Menos es nada. Su visión nada tiene que ver con la de los machos, pero siempre me gusta.

Aquel día sucedió algo inesperado que hizo que disfrutara de primera mano del comportamiento animal.

Ahí veo a las cabras:

capra pyrenaica_01

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Doy una vuelta para no ser visto y sorprenderlas por detrás. Me lleva más de media hora. Pero consigo mi propósito:

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Estaba muy próximo a ellas, agazapado tras lo matorrales. Disfrutando como un chiquillo. Me ven.

Y es que era inevitable, el disparador de la cámara y su “claca” no podía pasar desapercibido para su fino oído. Se van.

capra pyrenaica_03

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Se alejan, sigo sentado. No supongo ninguna amenaza para ellas, me tienen localizado, y están lejanas. A unos 150 metros. Pero sucede algo que da la vuelta a la situación. Pasa un helicóptero.

Vaya dilema que tienen. Me escondo del animal ese que vuela por encima de nuestras cabezas que hace tanto ruido o me alejo de aquello que está allí sin moverse y que de vez en cuando hace “claca”.

Está claro que me ven como menos amenazante. Vuelven.

capra pyrenaica_05

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Se situaron de nuevo a escasos 6 metros míos refugiadas de aquel “animal volante” tan ruidoso. Tuve una segunda oportunidad para observarlas con su permiso.

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Cabra montesa (Capra pyrenaica)

Si os fijáis, aunque el grupo sea numeroso, al igual que los rebecos, siempre forman tríos compuestos por la madre, el cabrito de este año y el cabrito del año anterior. Éste último estará con los dos primeros hasta el alumbramiento del tercero, y así sucesivamente. Con los machos solo se juntan en la época de celo.

Aquel día eran 12, pero la fotografía cuarta muestra 9. La  historia de las otras tres ya os la contaré otro día porque fue de más carambola que lo del helicóptero y merece un capítulo aparte.

Bueno, pues por hoy esto es todo. Espero os haya gustado.

Leave a Comment:

Add Your Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies