Rutinas Varias
Share

Las cuatro huellas del oso

Ayer (09-12-2012) dando un paseo por Ancares observamos huellas de una osa y de su osezno. Pensamos que por el tamaño de las huellas del osezno, éste podría tener alrededor de dos años.

En la siguiente foto podéis ver la huella que deja cada una de las patas de un oso. Más abajo se explica cuál es cada una.

Huellas de oso pardo (ursus arctos)

Huellas de oso pardo (ursus arctos)

Aunque no es habitual que los osos abandonen los bosques en esta época del año es lógico que si están en un bosque y acaban con la comida que hay en él cambien de ubicación.

Observando huellas de oso pardo

Observando huellas de oso pardo

Seguimos las huellas en dirección contraria durante más de un kilómetro, éstas provenían del valle contiguo. Los osos bajaron por la ladera del valle hasta encontrar la pista en la que estábamos, caminaron un buen tramo por ella. Dudaron en algún momento qué hacer. De repente las huellas se dieron la vuelta, retrocedieron varios metros y se metieron en un robledal. Es posible que vieran u olieran algo que no les gustó. Hubo un momento que huellas de lobo y oso se mezclaban. Quién sabe si estos dos ases de la Cordillera Cantábrica se cruzaron. No es más que una teoría, pero no imposible. La otra teoría es que nos olieran a nosotros y desaparecieran.

_MG_9922-copia-RV800

Huellas de oso pardo (ursus arctos)

En la foto anterior podemos ver las huellas que deja el oso. Es en esta época y en la nieve cuando pueden verse así de bien. Si os fijáis en la primera huella por la izquierda es fácil identificar a qué extremidad corresponde, puesto que se trata de una huella alargada. Esto es el “pie”. Las cortas y más anchas pertenecen a las extremidades anteriores. Y además si tenemos en cuenta que el dedo gordo los osos lo tienen más pequeño es fácil decir que se trata del pie izquierdo. Así mismo, la huella del centro pertenece al pie derecho, y la huella de la derecha pertenece de nuevo al pie izquierdo.

Las manos son más cortas y más anchas. Algunas veces dejan una marca adicional debajo de la palma. Esto se ve en la mano izquierda. El lado al que dejan la marca es al que pertenece la mano. Si nos fijamos en la mano izquierda veremos un pequeño circulo que corresponde al lado izquierdo.

La sensación de encontrarse huellas recientes de oso en el monte no es tan buena como la de ver un oso, pero también tiene su emoción. Y más cuando se trata de una hembra con una cría en una zona como Ancares en la que puede que no siempre hayan criado.

Espero que os haya gustado. Hasta otro día.

Leave a Comment:

Add Your Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies